El chocolate, como el que pueden contener los bombones personalizados en l´Eixample de Barcelona, es uno de los alimentos más antiguos y codiciados. Es ampliamente conocido por producirnos placer cuando lo comemos, hasta el punto que coloquialmente se dice que es sustitutivo del sexo. Te contamos por qué es tan especial.

El secreto está principalmente en la feniletilamina. A pesar de contener muchos otros químicos, este en concreto es capaz de sintetizar dopamina en nuestro cerebro de forma relativamente rápida. Su sabor muy agradable es combinado con la liberación de este neurotransmisor en nuestro cerebro, por lo que se produce un efecto de asociación entre el chocolate y la sensación percibida.

Además de este componente, otros se encargan también de sintetizar endorfinas, consideradas "las hormonas de la felicidad", por lo que cuando nos comemos unos bombones personalizados en l´Eixample de Barcelona y empezamos a notar su efecto, vemos aumentado nuestro estado de ánimo positivo. Algo que ocurre gracias a esta hormona cuando comemos este tipo de alimentos, hacemos ejercicio o estamos enamorados.

Y eso no es todo. A pesar de que tiene un alto contenido calórico, el chocolate con proporciones elevadas de cacao está recomendado en pequeñas cantidades en la mayoría de dietas. Incorporar con moderación el chocolate, igual que ocurre con los frutos secos o el aceite de oliva, te aporta las grasas saludables que ha de tener una dieta equilibrada. Además, algunos de sus muchos componentes tienen propiedades antioxidantes y diuréticas que ayudan al mejor funcionamiento y conservación de nuestro cuerpo. También está indicado para personas con hipertensión, ya que contiene elementos vasodilatadores.

Si quieres volver a ver el efecto que el chocolate puede generarte y probar las sensaciones de las que hemos hablado, puedes conseguir algunos de los bombones personalizados que hacemos en Maxmi y sentirlas por ti mismo.